El Tenedor

El Tenedor

Dile que se acueste boca arriba y que levante su pierna derecha. Coloca a continuación tus piernas entre las suyas de manera que formen un ángulo de 90º con su cuerpo. Si quieres, también puedes practicar esta postura también con ella boca abajo.

Prueba esto ahora:  Si su flexibilidad lo permite, levántale la pierna izquierda para aumentar  así la profundidad de la penetración.

Partiendo de esta misma posición, pídele que apoye su pierna en tu hombro. Eso te permitirá acariciarle el clítoris al mismo tiempo que la penetras.